Merece la pena arreglar el coche

Los coches suelen estropearse de vez en cuando, la verdad es que si el coche está bien cuidado y lo hemos tratado bien, no tiene por qué dar muchos problemas, pero si los da, si es un coche que aun habiendo tenido una buena vida, nos da problemas debemos de pensar muy seriamente si merece la pena arreglarlo.

Hay averías que son pequeños desajustes, cuestión de cambiar alguna pequeña pieza que compramos en piezasdesegundamano.es y que podemos sustituir nosotros mismos aun sin tener ni idea de mecánica. Otras averías son más graves, esas en las que el motor se ve afectado o algún circuito se ha visto dañado y que en definitiva nos va a costar un riñón y parte del otro poder pagarle al mecánico.

Por eso es muy importante pensar antes de actuar, demos de mirar si merece la pena arreglar el coche, si merece la pena invertir una buena cantidad de dinero en una reparación que no se mas que una tirita en una gran intervención, porque si sabemos que el coche se va a estropear en breve ¿debemos de arreglarlo?
En principio debemos d confiar en la voz del experto, él será el que mejor nos pueda aconsejar al respecto, un mecánico nos dirá si debemos arreglar el coche o debemos de plantearnos el cambio de vehículo de una vez por todas.
Hay ocasiones en la vida en la que debemos de plantearnos que será lo mejor a largo plazo, pensar en el mañana y no en el hoy, ser capaces de discernir si debemos de hacer una cosa u otra, con el único fin de no equivocarnos, con el fin de saber lo que es lo más aconsejable y no tirar el dinero en una reparación cuando el coche ya no puede dar más de sí.

Todos sabemos que los coches se estropean con el tiempo, no son perennes como los árboles, además de tener un mantenimiento, tienen una fecha de caducidad, y esta dependerá de la vida que le demos a nuestro coche, de las revisiones, mantenimientos y limpieza que le hagamos, todo dependerá de lo bien que lo tratemos, con un buen uso conseguiremos tener coche para muchos años, con uno descuidado y sin prestarle mucha atención es posible que no dure más de cuatro o cinco años, por eso debemos de pensar si merece la pena arreglarlo cuando se estropea.