Como se puede cambiar la bomba de agua

La bomba de agua juega un papel fundamental en la refrigeración de tu vehículo, en especial porque así podrás mantener una temperatura de funcionamiento óptima. La mejor opción para conseguir tus repuestos será visitar despiecesde, porque encontrarás siempre los precios más ajustados.

Sin embargo, debes tener en cuenta que a la hora de cambiar la bomba de agua existen varios puntos que debes tener en consideración. Estos los he reunido en este post para que puedas hacer el cambio incluso por tu cuenta y así evitar un coste muy elevado.

Pasos para el cambio de la bomba de agua

Cambiar la bomba de agua en un vehículo es relativamente sencillo, aunque si prefieres puedes llevar el coche a un taller mecánico. El único inconveniente es el coste que puede llegar a ser de hasta 1000 euros dependiendo de la mano de obra a invertir en tu coche.

En todo caso, si haces la reparación por tu cuenta, en un desguace puedes encontrar una bomba de agua por un coste de menos de 150 euros. Para hacer el cambio de la misma de una forma óptima debes fijarte en los siguientes pasos básicos:

Baja la bomba rota

Para comenzar con el proceso, debes asegurarte de que tu coche esté completamente frío, para evitar cualquier tipo de quemaduras con líquido refrigerante. En todo caso, se aconseja dejarlo desde la noche anterior apagado, y preferiblemente elevado para que el proceso sea mucho más sencillo.

Comienza por el proceso de drenaje del líquido refrigerante hasta que ya no salga más del sistema de refrigeración. Desconecta las mangueras de la bomba de agua, y retírala del motor quitando los tornillos de fijación de la misma, asegurándote de dejar la zona completamente limpiara para la posterior instalación.

Instala la bomba de repuesto

Es el momento de proceder con la instalación de la bomba de agua de repuesto, no sin antes asegurarse de que sea exactamente del mismo modelo que la que desinstalaste. Colócala en el motor con los tornillos de fijación y procede a conectar nuevamente las mangueras como estaban en la bomba anterior.

Será el momento de rellenar el sistema con líquido refrigerante y asegurarte de que no exista ningún tipo de fuga en el motor. Enciende tu vehículo para purgar el sistema y rellena el faltante de líquido refrigerante. Finalmente, debes dejar tu coche en reposo por 4 horas antes de volver a utilizarlo para garantizar que la reparación haya sido un éxito.